Control de la ira

¿Qué es la ira?

Control de la ira

Control de la ira

Para abordar este tema debemos tener en claro que las emociones cumplen una función adaptativa, por ende, TODOS experimentamos determinadas emociones según la interpretación que hacemos de las situaciones que vivimos.
En ese sentido, experimentar enojo forma parte de lo natural de nuestras vivencias emocionales siendo ésta una emoción que surge frente a situaciones que interpretamos como injustas, frustrantes, contrarias a nuestros deseos o como obstáculos para la consecución de nuestros objetivos.

Sin embargo, si asumimos estas interpretaciones como verdades absolutas manifestando una postura poco flexible al respecto, el enojo puede convertirse en rabia o ira.
La ira o rabia, entonces, es la manifestación no saludable de una experiencia de enojo o molestia, una vivencia de enojo altamente intensa, descontrolada y que genera malestar para sí mismo y para los demás.

Podemos darnos cuenta que estamos sintiendo ira si observamos los siguientes indicadores:

RESPUESTA FISIOLÓGICA

PENSAMIENTOS

CONDUCTAS

  • Aumento de la temperatura corporal: Sientes como una “subida de calor”, esencialmente en el rostro.
  • Aceleración del ritmo cardíaco.
  • Tus músculos se tensan.
  • Respiración agitada: Incluso tienes sensación de hiperventilación.
  • Dilatación de las pupilas.

 

  • No debió/debieron actuar así.
  • Es injusto que esto haya pasado.
  • No soporto su actitud.
  • No soporto que no cumpla lo que dice.
  • Es malo/mala.
  • Es un desconsiderado/desconsiderada.
  • Lo hace por molestarme.
  • Nunca me escucha.
  • Siempre hace lo que quiere, no me hace caso.

 

  • Elevar el tono de voz o gritar.
  • Manifestaciones de violencia física: cachetadas, golpes, rasguños, maltrato de objetos ajenos.
  • Manifestaciones de violencia psicológica y verbal: insultos, lisuras, humillaciones.
  • Verbalizaciones pasivo-agresivas: sarcasmo, hostilidad.
  • Desplazamiento de todas estas manifestaciones hacia otra persona y/o animal.

¿Cómo sé que requiero ayuda para el control de la ira?

Desde que nos percatamos que frente a diversas situaciones aparecen los indicadores antes mencionados, podemos afirmar que no estamos viviendo una emoción natural de enojo o molestia sino más bien que encontramos dificultades para manejar la ira.
Adicionalmente, debemos tomar como indicador principal el hecho de que la ira esté generando malestar emocional en mi persona o en las personas que me rodean y que esta sensación de malestar se repite en varias ocasiones.

El costo de no saber controlar la ira puede ser muy alto:

  • Daño de nuestras relaciones interpersonales: Con nuestros cónyuges, hijos, amigos, compañeros de trabajo. Así también nos indispone frente a otras personas ajenas a la situación, en el sentido de que manifestamos una mala actitud tras haber experimentado ira en un momento determinado.
  • Repercusión en nuestra actividad laboral: No sólo en el caso en que nuestra ira esté relacionada con una situación en el trabajo sino porque afecta nuestra desempeño, no permite una adecuada concentración, disminuye la capacidad de toma de decisiones.
  • Fomenta las agresiones: Frente a la carencia de estrategias para manejar la ira, se puede llevar a cabo conductas de violencia física y/o verbal en grave daño de los demás, en ocasiones, el poco control de impulsos genera que se lleven a cabo delitos o actos criminales.
  • Puede producir problemas físicos: esencialmente problemas cardiovasculares o gastrointestinales.

¿Cómo puedo controlar la ira?

Control de la ira terapia psicológica

Control de la ira terapia psicológica

El tratamiento psicológico parte en primer lugar del reconocimiento y aceptación de que estamos experimentando ira, ello nos permitirá analizar aquellos pensamientos o interpretaciones que estamos asignando a la situación y evaluar las consecuencias que de ello derivan. Con ello, se busca generar interpretaciones alternativas que nos permitan mayor claridad para enfrentar la situación de manera más funcional y saludable, procurando resolver el conflicto o solucionar el problema sin dañar a otros o a sí mismo.

Este proceso no es sencillo, sobre todo porque las manifestaciones de ira se evidencian como conductas inmediatas, impulsivas, que en algunas ocasiones escapan del control del sujeto. Por ello, se requiere la ayuda de un psicólogo y/o psicoterapeuta que pueda guiar en el proceso de regulación emocional.
Una de las terapias con mayor evidencia de éxito en estos casos es la Terapia Cognitivo Conductual, la cual se basa en el uso de técnicas conductuales, cognitivas y emocionales (tales como: la reestructuración cognitiva, técnicas de respiración y relajación muscular, role playing, entrenamiento en comunicación asertiva, entre otros) de manera que se favorezca el que el sujeto deje de experimentar ira sino más bien una emoción más regulada como lo es la molestia o fastidio.

¿Qué otros problemas se asocian a la falta de control de la ira?

  • Problemas físicos: Problemas cardiovasculares, trastornos gastrointestinales (gastritis, úlceras), repercusiones neurológicas por eventuales ACV.
  • Depresión: Por constantes sentimientos de culpa y remordimiento por actos dañinos que se ejecutaron en el arrebato de ira.
  • Ansiedad: Esencialmente cuando la persona anticipa que experimentará alguna injusticia o frustración.
  • Trastornos de desregulación emocional o de déficit en el control de impulsos: Que pueden llevar a conductas de autolesión (cortes, rasguños a sí mismo) o ideación/intento suicida.

¿Dónde encuentro ayuda para el control de la ira?

Si tras leer esta información, ha reconocido algunos de los indicadores descritos y observa que ello está generando repercusión en su desenvolvimiento familiar, laboral y social, recuerde que en nuestro Consultorio Psicológico contamos con especialistas que puedan brindarle la ayuda necesaria para aprender a regular sus emociones y controlar las manifestaciones de ira, procurando una vida llena de emociones saludables y adaptativas.

Si en cambio, considera que algún amigo o familiar puede estar manifestando estas dificultades, acérquese y anímelo(a) a que se dirija a recibir atención psicológica especializada, es primordial que la persona se acerque a consulta con el fin de identificar el problema, realizar un diagnóstico y a partir de ello elaborar el plan de intervención.

Terapia psicológica para control de la ira: Aquí, en el Consultorio Psicológico MGA, contamos con las herramientas para acompañarlos en este proceso. ¡Llámenos, lo podemos ayudar!

Ps. Claudia Sánchez Cárdenas
Psicóloga Clínica- Psicoterapeuta
[Total:3    Promedio:5/5]

8 Comentarios

  1. Maria
    • MGA
  2. Jannet
  3. Alfredo
    • MGA
  4. Walter Rodas Rios
    • MGA

Deja una respuesta o comentario