¿Qué es un duelo?

Tratamiento psicológico para afrontar el duelo en Lima

Tratamiento psicológico para afrontar el duelo

A diferencia de lo que muchos pensamos, un duelo no es únicamente cuando atravesamos por el fallecimiento de un ser querido, el duelo, se puede dar en diversas circunstancias de perdida, ya sea la ruptura en una relación de pareja, un abandono o una partida no deseada, el térmi

no y/o cambio de trabajo, migración, etc. El duelo se da cuando en nuestra vida sufrimos una perdida, ya sea de una persona o de una situación cotidiana, ante lo cual debemos adaptarnos a este nuevo presente, pero esa transición genera una crisis emocional en nosotros. Y depende de nuestras propias características de personalidad y del mismo contexto de la perdida, lo que determinará como experimentaremos este proceso, sin embargo, existen ciertas similitudes en cuanto al tránsito del duelo por las que en líneas generales todos atravesamos, es importante conocerlas para poder tener un mejor afronte ante cada una.

¿Cuáles son las etapas del Duelo?

Existen diversos autores que han estudiado este fenómeno psicológico, y han realizado diversas clasificaciones, pero nos basaremos en la clasificación de la psicóloga Elisabeth Kübler-Ross, que posee gran validez, ella identifica 5 etapas:

1- Negación:

En esta etapa, a modo de mecanismo de defensa, es decir, para protegernos a nosotros mismos sobre el impacto emocional que significa la perdida, negamos la realidad y por ello no experimentamos las emociones con el impacto real, el cual vendrá tiempo después. Si bien ninguna de estas etapas tiene un tiempo determinado de duración, esta etapa es una de las que más varia en tiempo, ya que puede oscilar, entre unas horas hasta meses. Es en este momento donde aún todo parece un sueño o fantasía, y por ende podemos bloquearnos emocionalmente.

2- Ira o indiferencia:

Cuando hemos atravesado la fase inicial, y comenzamos a tomar total conciencia de la perdida, el dolor que nos invade puede ser tan grande que lo desviamos, a modo de protección. De esta forma, la ira e indiferencia funcionan como emociones encubridoras de la tristeza, pero como aún no estamos listos para sentirla plenamente, nos recubrimos de estas emociones. Durante esta etapa, puede que incluso nos enfadamos con la persona o situación ausente, por lo que le atribuimos la culpa de todo el dolor que nos está generando su perdida

3- Negociación:

Esta etapa se puede dar en dos tiempos, antes o después de la perdida. Se da antes cuando hay una anticipación de la perdida como cuando por ejemplo, la persona padece una enfermedad terminal o cuando tenemos conocimiento de que es casi inminente una ruptura, en este punto intentamos negociar con el destino o una entidad superior, como Dios, en donde buscamos evitar el desenlace. Pero también, esta etapa se da posterior a la perdida cuando evaluamos posibilidades sobre “que hubiera pasado si…” en búsqueda de negar la realidad o intentar cambiarla imaginariamente.

4- Dolor emocional o depresión:

En esta etapa se comienza a comprender y experimentar realmente la ausencia. Aunque a esta etapa se le denomina depresión, no es en sí misma un trastorno depresivo como tal, es una etapa de dolor emocional muy intenso, pero esperable y totalmente justificada en función a la pérdida. Se pueden experimentar síntomas depresivos, como tristeza, aislamiento social, perdida de energía y motivación, fluctuaciones en el apetito, tendencia al llanto, etc. Y se espera que estos síntomas comiencen a revertir paulatinamente, pasados los 2 meses aproximadamente, sin embargo, es muy positivo atravesar esta etapa con ayuda de un profesional, psicólogo o psicoterapeuta, para poder vivir correctamente el duelo. Y lo más importante es no tratar de omitir o bloquear esta tristeza, sino permitirnos experimentarla.

5- Aceptación:

Es en esta etapa donde se asimila por completo la ausencia, y se comienza a aprender a vivir en una realidad donde esa persona o situación no está más. Si bien esta pérdida nos trae dolor, también debemos aprender de esta experiencia y crecer con ella. En la aceptación regularmente experimentaremos una reducción de los síntomas depresivos y eventualmente con el trascurrir del tiempo, se volverá a experimentar alegría y placer.

¿Cómo superar el proceso de Duelo?

Como vemos la experimentación de cada etapa puede variar, en tiempo e intensidad según cada circunstancia, lo más importante es ser conscientes del proceso que estamos atravesando, y vivirlo con compasión y cuidado hacia nosotros mismos. No forcemos las etapas, ni nos juzguemos por cómo nos sentimos o actuamos, recuerda que cada experiencia de perdida es distinta y nuestras reacciones pueden ser muy diversas. El acompañamiento por un profesional es un gran apoyo, y si consideras que lo requieres, búscalo.

Recuerda que en nuestro Consultorio Psicológico contamos con especialistas que puedan brindarte la ayuda necesaria para entender y reconocer los aspectos normales del proceso de duelo y desarrollar estrategias para afrontar esta situación de la manera saludable. Si en cambio, consideras que algún amigo o familiar puede estar atravesando por este proceso, acércate y anímalo(a) a que se dirija a recibir atención psicológica especializada, es primordial que la persona se acerque a consulta con el fin de identificar el problema, realizar un diagnóstico y a partir de ello elaborar el plan de intervención.

 

Ps. Isabel Solis Deza.
Psicóloga Clínica- Psicoterapeuta.
[Total:5    Promedio:4.4/5]