El síndrome de Burnout o “quemarse por el trabajo”

Síndrome de Burnout - Tratamiento Psicológico

Síndrome de Burnout – Tratamiento Psicológico

  • ¿Has notado que últimamente te sientes desmotivado para ir a trabajar?
  • ¿Te cuesta involucrarte y concentrarte con tus actividades laborales?
  • ¿Sientes que tu rendimiento laboral ha ido decayendo sin encontrar explicación?
  • Te animamos a que continúes leyendo para intentar descubrir aquello que podría estarte generando estas sensaciones.

Si bien este estado de malestar puede estar relacionado con estados emocionales (ansiedad, depresión, entre otros) o situaciones vitales estresantes (cambios en la dinámica familiar, nuevas responsabilidades asumidas, etc.); en ocasiones nada de ello está presente y el malestar puede estar directamente relacionado con el ambiente laboral o cuando se hace referencia al mismo. Es ahí cuando podemos pensar en la posibilidad de estar experimentando el Síndrome de Burnout.

¿Qué es el síndrome de Burnout?

El Síndrome de Burnout (también llamado “síndrome del trabajador quemado” o del “desgaste profesional”) consiste en una manifestación del estrés laboral pero en un estado crónico (a lo largo del tiempo).

Causas

Para conocer más del Burnout nos resulta imprescindible el hacer mención de un concepto casi indesligable y en el que fundamente su existencia: el estrés laboral.

El estrés laboral se reconoce como un conjunto de reacciones físicas y emocionales nocivas que ocurren cuando las exigencias del trabajo no corresponden (o se perciben así) a las capacidades, los recursos o las necesidades del trabajador. Ello, podría producir sentimientos de frustración y en ocasiones de fracaso que se traducen en actitudes de apatía o falta de motivación.
Una de las razones por las que el estudio del estrés posee un enorme interés, es porque diversas condiciones sociales pueden actuar como agentes estresantes y modificar el estatus de la salud de los individuos. La acumulación de este estrés crónico podría devenir en situaciones mucho más complejas que pondrían en riesgo la salud física y mental de los individuos, esta situación puede originar lo que denominado síndrome de Burnout o síndrome del sentirse “quemado” o agotado por el trabajo.
Este síndrome se caracteriza por ser “una respuesta al estrés laboral crónico, acompañado de una experiencia subjetiva de sentimientos, cogniciones y actitudes, las cuales provocan alteraciones psicofisiológicas en la persona y consecuencias negativas para las instituciones laborales”.

¿Cómo me doy cuenta si un estado de estrés laboral me está afectando?

Esta respuesta al estrés laboral crónico se puede manifestar como un estado caracterizado esencialmente por 3 factores:

  • Cansancio emocional, se refiere a una reducción de los recursos emocionales para actuar, acompañados de manifestaciones somáticas y psicológicas, como la ansiedad e irritabilidad.
  • Despersonalización, se refiere al desarrollo de actitudes cínicas, impersonales y de insensibilidad hacia los usuarios de su servicio y colegas.
  • Falta de realización personal, se refiere a la percepción de que las posibilidades de logro en el trabajo han desaparecido, junto con vivencias de fracaso y sentimientos de baja autoestima. Se trata, pues, de un síndrome con connotaciones afectivas negativas que afecta a los trabajadores en distintos niveles: personal, social y laboral.

¿Cuáles son algunas de las consecuencias del síndrome de Burnout?: síntomas

Las consecuencias afectan a diversos aspectos de la vida del individuo. Entre los síntomas más resaltantes encontramos:

Estres laboral

  • Síntomas emocionales: depresión, desesperanza, pesimismo, desmotivación, hostilidad y/o agresividad, mal humor, supresión de sentimientos, sentimientos de baja autoestima, etc.
  • Síntomas conductuales: evitación de responsabilidades, absentismo laboral, desvalorización, desorganización, evitación de decisiones, uso y abuso de alcohol, drogas, cigarros, café, etc.
  • Síntomas cognitivos: agotamiento mental, falta de fluidez mental, dificultades en la concentración y para el aprendizaje de nuevas tareas, problemas de memoria, etc.
  • Síntomas sociales: aislamiento y sentimiento de fracaso, conflictos interpersonales familiares, pérdida del disfrute de actividades sociales.
  • Síntomas físicos y fisiológicos: problemas gastrointestinales (gastritis, úlcera, síndrome de colon irritable), cardiovasculares, problemas de la piel, cefaleas (dolores de cabeza), insomnio, contracturas musculares, disfunciones sexuales y otros cuadros.

Todos estos síntomas deben estar relacionados a uno o varios factores estresantes provenientes del ambiente laboral tales como: cambios intempestivos de puesto de trabajo, sobrecarga laboral, mal clima laboral, falta de definición en las funciones y/o actividades correspondientes al puesto, comunicación inadecuada en la organización, pobre de trabajo en equipo, entre otros.

¿Qué tipo de ayuda necesito?

Por lo general, los diversos estudios enfocados en este síndrome, proponen diversos niveles de intervención:

  • Nivel individual: considerar los procesos cognitivos de autoevaluación de los profesionales, y el desarrollo de estrategias cognitivo-conductuales que les permitan eliminar o mitigar la fuente de estrés o neutralizar las consecuencias negativas de ello.
  • Nivel grupal: Buscar potenciar la formación de las habilidades sociales y de apoyo social de los equipos de profesionales y,
  • Nivel organizacional: eliminar o disminuir los estresores del entorno organizacional que dan lugar al desarrollo del síndrome.

Una de las propuestas más efectivas dentro de los enfoques psicoterapéuticos basados en la evidencia es la Terapia Cognitivo Conductual.

A nivel individual, se procura establecer el desarrollo y uso de nuevas estrategias de afrontamiento centradas en el problema las cuales pueden controlar el desarrollo del síndrome de “quemarse por el trabajo”, con ello, se propone el reducir y eliminar progresivamente el empleo de estrategias de evitación o de escape pues ello incrementa la percepción de estrés.

Dentro de las técnicas más utilizadas en la intervención cognitivo conductual se encuentran el entrenamiento en solución de problemas, el entrenamiento en asertividad (con el fin de que la persona pueda manifestar su opinión en caso tenga alguna propuesta de mejora en su ambiente laboral y abordar así los factores organizacionales estresantes), y el manejo eficaz del tiempo. Así también se aborda estrategias de organización de la vida personal, espacios de recreación y descanso, establecimiento de metas y objetivos reales, entre otros.

¿Dónde puedo encontrar un especialista en el tratamiento psicológico para el síndrome de Burnout en Lima?

Si tras leer esta información, ha reconocido en usted algunos de los indicadores arriba descritos, no permita que ello afecte su desenvolvimiento familiar, laboral y social. Recuerde que en nuestro Consultorio Psicológico contamos con especialistas que puedan brindarle la ayuda necesaria para aprender a regular y contrarrestar el malestar que el estrés crónico laboral está generando, de manera que se proponga vivir una vida personal y laboral basada en emociones y comportamientos adaptativos.

Si en cambio, considera que algún amigo, colega, familiar o trabajador, puede estar atravesando por estas dificultades, acérquese y anímelo(a) a que reciba intervención psicológica especializada. Aquí en MGA podemos acompañarlos en este proceso.

Ps. Claudia Sánchez Cárdenas
Psicóloga Clínica- Psicoterapeuta
[Total:6    Promedio:4.3/5]